del emprendimiento

aji volador 001Después de la crecida del río Moche, al final de la estación de lluvias; caminaba sorprendido por la fuerza del agua que, de pronto se había llevado de encuentro la propiedad vecina, y que a nosotros nos había sólamente “lavado” un área pequeña del fundo, buscando ordenar en mi cabeza las tareas futuras a realizar. En campos donde habíamos erradicado a  través de los años la insistente grama, mala hierba ancha y la fina, ahora teníamos plantas e insectos nuevos que combatir; las tomas de agua, las compuertas y posturas de riego tendríamos que rehacerlas para salvar la caña de azúcar; los frutales cultivados en áreas ociosas tendríamos que trabajarlos nuevamente; dentro de todo, el río también nos regalaba la posibilidad de sembrar en pozas de agua remanente, tilapias, charcocas o camarones…y,  pues eso, el río Moche se había salido a las 4 a.m.

Andando distingo en el borde de una acequía menor, una planta verde brillante, chata, maciza, con flores blancas diminutas, y que parecía ser de ajíes. Dejé la planta en el sitio que había elegido el Río Moche como su lugar, para volver a verla días después, cargada de ajíes mocheros, lindos, gigantes, verdes pintados de amarillo, únicos desde mi experiencia. Coseché la plantita, y probé sus frutos. De un aroma y sabor extraordinarios, esos mocheros eran un regalo del río, y más para mí, amante de la cultura moche desde niño, eran una inspiración.

Entonces surgió el proyecto OMV “Old Moche Valley” de productos artesanales tradicionales, e iniciamos así, la creación-recuperación de recetas, procedimientos e  insumos, con el fin de recuperar una pequeña parte de nuestra historia. Ahora después de unos años hemos conseguido elaborar los siguientes productos artesanales:

1) Salsas de ajíes, como son:  el AJI-CHOLO, la salsa KEMALENGUA de ROCOTO y la salsa peruana TUMBACHOLA;

2) Encurtidos de verduras mixtas;

3) La miel de chancaca

A manera de agradecimiento y despedida compartimos algunos comentarios que revelan la importancia del ají en el Perú de la Colonia:

LOS INDIOS PERUANOS SON TAN AMIGOS DEL UCHU (AJÍ EN QUECHUA) QUE NO COMERÁN SIN ÉL AUNQUE NO SEA SINO UNAS YERBAS CRUDAS” Garcilazo De La Vega, Comentarios Reales, 1609

INGERIDO CON MODERACION AGILIZA LA DIGESTIÓN POR LO QUE SE LE RECLAMABA SIN TITUBEOS” Bernabe Cobo, Historias del Nuevo Mundo,1653

NO TIENE CUENTO NI NÚMERO LA GRAN CANTIDAD DE HIERBAS QUE HAN DESCUBIERTO Y HALLADO PARA COMER, ASI COCIDAS COMO CRUDAS, ACOMPAÑANDO LAS UNAS Y LAS OTRAS CON SAL Y AJÍ, QUE HAN SIDO ESTAS DOS COSAS LA SUMA Y REMATE DE TODAS LAS SALSAS INDIANAS” Álvar Nuñez Cabeza de Vaca, Naufragios, 1586.

Gracias.

Abelardo Garrido Quiñones

OMV manager

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s